La importancia de los ojos para la audición

Post 198 - 9 de Marzo de 2009 - Categoría: Piscoacústica y cerebro.

 

Las dos investigaciones que presento, van detrás de la explicación del conocido “cocktail party effect”, un efecto de adaptación del oído que nos permite estar atento a una conversación lejana con un nivel de ruido medio. Hay parte del mensaje que lo escuchamos y otro que nuestro cerebro lo intuye o proporciona las palabras para que tenga sentido. Desconocemos como nuestro cerebro llega a entender este mensaje pero cada día nos acercamos más a conocerlo.


Según un estudio reciente, se ha descubierto que las pupilas se dilatan en respuesta a los sonidos que percibimos. El estudio muestra una posible relación entre el movimiento de los ojos y la capacidad auditiva.


El estudio se ha realizado primero con búhos y demostraba que sus pupilas se dilataban en respuesta al volumen del sonido que recibían. Posteriormente se realizó en humanos, en la Universidad de Oregón (EE.UU.), con 22 participantes que escuchaban diferentes sonidos y se registraba el movimiento de los ojos. Los investigadores observaron que cada vez que se introducía un nuevo sonido, las pupilas cambiaban de tamaño en proporción al volumen del sonido. Los resultados fueron comparados con pruebas de audiometría en la que se obtuvieron respuestas similares.

 

Image 


Otro estudio, que ratifica a otros trabajos similares en la misma línea y publicado en la revista PLoS ONE, explica la importancia de seguir a las fuentes de sonido, que nos interesan, con la mirada para escucharlos mejor. Por ejemplo, si estamos en una habitación ruidosa escuchamos entre un 10 y un 60% mejor una conversación si vemos la cara de las personas que hablan.


Nuestro cerebro usa la información visual del movimiento del rostro y los labios de otras personas para ayudarnos a interpretar lo que escuchamos. “Todos sabemos leer los labios, aunque no seamos conscientes”, explica Wei Ji Ma, coautor del estudio. Esto es especialmente importante si la calidad del sonido no es muy buena y nuestro cerebro tiene que hacer un esfuerzo en la reconstrucción del mensaje.

 

Image 


Según Ma, sus recientes experimentos les han ayudado a entender cómo el cerebro integra los estímulos sonoros y visuales para llegar a una conclusión. “Imagina que eres un detective”, dice el investigador. “Tienes dos testigos de un crimen. Uno es muy preciso y fiable (el sonido), el otro no tanto (lectura de los labios). Coges información de algo y sopesas la credibilidad de ambos para saber qué ha pasado”. En cierto modo, el sonido y la lectura de los labios funcionan de esta manera, añade el científico.


Eco de:
Hear it
Muy interesante

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS