¿Por qué nos estremecemos con el sonido de las uñas en una pizarra?

Post  339 – 28 de Noviembre de 2011 - Categoría: Psicocústica y cerebro.

Sólo la idea de arañar con las uñas una pizarra es suficiente para tener escalofríos. Pero el razonamiento detrás de esta reacción es un misterio todavía. Los científicos le han atribuido desde los estímulos visuales relacionados con el sonido, una reacción innata que ayuda a preservar la audición, incluso hay un Premio Ig Nobel otorgado a la investigación sobre las uñas en una pizarra.

Michael Oehler (profesor en la Universidad de Medios y Comunicación de Colonia, Alemania) y Christoph Reuter (profesor en el Instituto de Musicología de la Universidad de Viena), han investigado el sonido de las uñas arañando una pizarra a través de la psicoacústica y han encontrado razones fisiológicas y psicológicas.

Hay muchos sonidos diferentes que la gente percibe como desagradables o que pueden causar reacciones fisiológicas, como escalofríos en la espina dorsal. Algunos de estos sonidos son el raspando con un tenedor en un plato, el chirrido al frotar una espuma de poliestireno con otra o el rascar con las uñas sobre una pizarra. A veces, simplemente imaginando los sonidos o las acciones, pueden causar la misma analogía o reacción fisiológica (Halpern et al., 1986).

El objetivo del estudio fue detectar las características de los sonidos responsables del desagradable fenómeno. Se quería saber si: (a) existe una correlación entre la percepción y la reacción fisiológica y (b) si el conocimiento sobre el origen de los sonidos influye en los prejuicios de los sujetos y las reacciones fisiológicas de estos sonidos.

Se empezó el estudio con un test de escucha de los dos sonidos más desagradables escogidos entre varios sonidos potencialmente desagradables: rascar con las uñas en una pizarra (ejemplo un sonido) y el chirrido de una tiza en una pizarra (ejemplo de sonido 2). A continuación, las variaciones de los dos sonidos fueron producidos por la atenuación de diferentes rangos de frecuencia o la extracción de componentes tonales (partes armónicas) y el raspado en los componentes (piezas de ruido). A los sujetos se les pidió que calificaran el agrado o desagrado de los sonidos, mientras que se midieron diferentes parámetros fisiológicos, tales como frecuencia cardiaca, presión arterial y la respuesta galvánica de la piel. La mitad de los sujetos conocían el origen de los sonidos. La otra mitad se le dijo que iban a escuchar los sonidos tomados de piezas de música contemporánea.

El resultado más significativo fue descubrir que las zonas de los sonidos en el rango de frecuencias entre 2000 Hz y 4000 Hz son particularmente importantes para la percepción de incomodidad. Atenuar las frecuencias en este rango conduce a una sensación mucho más agradable de los sonidos. Esto es notable porque entre alrededor de 2000 Hz y 4000 Hz, el oído humano es más sensible, y muchas otras características acústicas importantes de los sonidos del habla se pueden encontrar en esta banda de frecuencia (ver Figura 1). Una explicación de esta sensibilidad es la "ganancia de oído abierto", es decir, algunas frecuencias se amplifican debido a la anatomía del conducto auditivo externo. Otro efecto observado fue la influencia de la altura del sonido. Sonidos con la información de su altura eliminada, fueron calificadas como mucho más agradables, mientras que partes suprimidas de ruido no influyeron en las calificaciones.

pizarra02

Figura 1. Zona de audiencia de las personas entre el umbral mínimo y el de dolor. También se indican las áreas que abarca la música y el habla y la zona entre 2000 Hz y 4000 Hz, en donde el oído humano es más sensible. Las partes de los sonidos en este rango de frecuencia son particularmente importantes para la percepción de lo desagradable (después de Fastl y Zwicker, 2006, p. 17).

Las medidas fisiológicas mostraron que la respuesta galvánica de la piel, en particular, está relacionada con los juicios de los sujetos (la conductancia de la piel varía con el nivel de humedad de la piel). Los sonidos que fueron calificados como más desagradable producieron una mayor diferencia en la respuesta de los sujetos antes y durante la presentación del sonido. Si los sujetos conocían el origen de los sonidos, los juicios tienden a ser más negativos, y la correlación entre la percepción y la respuesta galvánica de la piel era aún más fuerte. Por el contrario, si los sujetos pensaron que estaban oyendo las partes de una composición contemporánea, percibieron los sonidos como menos desagradables.

Basándose en estos hallazgos, se puede decir que las características acústicas de los sonidos desagradables relevantes se pueden encontrar en la información que conocemos antes de escuchar el sonido y en el rango de frecuencias entre 2000 Hz y 4000 Hz.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS