¿Por qué la música nos hace mover?

 

Post  272 - 26 de Mayo de 2010 - Categoría: Psicoacústica y cerebro.

 

La música afecta la corteza la auditiva y el ritmo que tiene la música, afecta a la corteza motora. Una zona nos hace experimentar estados de ánimo y nos emociona y la otra quiere que nos movamos. ¿Pero por qué quiere que nos movamos? ¿Y hacia donde? La respuesta no la conocemos aún, pero algunas investigaciones recientes en  psicoacústica nos pueden ayudar un poco.
En el órgano de Corti tenemos ubicadas las células ciliadas. Todavía se están estudiando, pero sabemos que tenemos un tipo de células con la capacidad de transmitir instrucciones del cerebro hacia el resto del cuerpo. Durante los procesos auditivos el flujo es constante entre la información que entra y la que sale del cerebro. El cerebro no capta pasivamente el sonido sino que selecciona y regula la información, al tiempo que envía instrucciones al resto del cuerpo.
Si la persona recibiera un mensaje de peligro, el cuerpo es avisado por el oído interno para que cuando reciba la confirmación cerebral pueda salir huyendo. Este mecanismo está siempre en funcionamiento, siempre el oído envía información al cuerpo y hace que tenga micro movimientos. Aún hay que investigar más esta línea pero parece que hay una cierta conexión entre la música y el baile a través de esta evolución nerviosa para la supervivencia.
Si realmente estas células tiene la capacidad de informar al cuerpo antes de que el cerebro la descifre, podríamos decir que la música no la escuchamos, sino que la sentimos con todo el cuerpo.

La música afecta la corteza la auditiva y el ritmo que tiene la música, afecta a la corteza motora. Una zona nos hace experimentar estados de ánimo y nos emociona y la otra quiere que nos movamos. ¿Pero por qué quiere que nos movamos? ¿Y hacia donde? La respuesta no la conocemos aún, pero algunas investigaciones recientes en  psicoacústica nos pueden ayudar un poco.


En el órgano de Corti tenemos ubicadas las células ciliadas. Todavía se están estudiando, pero sabemos que tenemos un tipo de células con la capacidad de transmitir instrucciones del cerebro hacia el resto del cuerpo. Durante los procesos auditivos el flujo es constante entre la información que entra y la que sale del cerebro. El cerebro no capta pasivamente el sonido sino que selecciona y regula la información, al tiempo que envía instrucciones al resto del cuerpo. 


Si la persona recibiera un mensaje de peligro, el cuerpo es avisado por el oído interno para que cuando reciba la confirmación cerebral pueda salir huyendo. Este mecanismo está siempre en funcionamiento, siempre el oído envía información al cuerpo y hace que tenga micro movimientos. Aún hay que investigar más esta línea pero parece que hay una cierta conexión entre la música y el baile a través de esta evolución nerviosa para la supervivencia.


Si realmente estas células tiene la capacidad de informar al cuerpo antes de que el cerebro la descifre, podríamos decir que la música no la escuchamos, sino que la sentimos con todo el cuerpo.

 

bailar

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS