¿Cada día que pasa estamos más sordos? La presbiacusia

Post 150 - 9 de Julio de 2008 - Categoría: Psicoacústica y cerebro.

 

La pregunta parece lógica, ya que cuando envejecemos nuestro cuerpo va deteriorándose. Pero no todos desarrollamos la sordera. La principal causa de sordera es la llamada presbiacusia.

 

La presbiacusia es la pérdida de la audición gradual que padecen la mayoría de las personas, según van envejeciendo. La pérdida de audición es un trastorno común asociado con el envejecimiento. La pérdida de audición la padecen una tercera parte de los adultos entre las edades de 65 y 75 años y la mitad de las personas mayores de 75 años.


La pérdida asociada con la presbiacusia es generalmente mayor para los sonidos de tono alto, las llamadas altas frecuencias, por ejemplo un silbato. Sin embargo, la misma persona quizás pueda oír claramente el sonido de tono bajo de la circulación de camiones en la calle.


Hay muchas causas de la presbiacusia. La más comúnmente surge de los cambios en el oído interno de una persona según envejece, pero la presbiacusia también puede ser resultado de los cambios en el oído medio o de los cambios complejos a lo largo de las vías nerviosas que conducen al cerebro. Los efectos acumulativos de la exposición repetida a los sonidos diarios del tráfico o del trabajo de construcción, las oficinas ruidosas, equipos que producen ruido y la música fuerte pueden causar pérdida de audición neurosensorial.


También puede ser causada por cambios en el suministro de sangre al oído debido a una cardiopatía, hipertensión, condiciones vasculares (pertinentes a vasos sanguíneos) causadas por la diabetes u otros problemas circulatorios. La pérdida podría ser leve, moderada o grave. También influyen factores hereditarios, así como también por el envejecimiento, diversas condiciones de salud y efectos secundarios de algunas medicinas (aspirina y ciertos antibióticos).


Dejamos de escuchar porque perdemos las células ciliadas, que son los receptores sensoriales en el oído interno. Estos receptores, no son muchos si los comparamos con los receptores de la vista, pero nos dan la información exacta de los sonidos exteriores. Las primeras células que perdemos son las que captan las altas frecuencias, ya que muchos de los ruidos que escuchamos son a altas frecuencias o son ruidos con un gran contenido de armónicos, sonidos residuales a latas frecuencias.


Ocurre en ambos oídos, afectándolos por igual en la mayoría de los casos. Entonces dado que el proceso de pérdida es gradual, las personas que tienen presbiacusia no pueden darse cuenta de que está disminuyendo su audición.


Los síntomas de la presbiacusia son que los sonidos a menudo parecen menos claros e inferiores en volumen. Esto contribuye a la dificultad de audición de comprensión del habla. Los individuos con presbiacusia pueden experimentar varios de los siguientes signos:


• El habla de otros parece murmullo o mal enunciada.
• Los sonidos de tono alto como "s" y "ch" son difíciles de escuchar y distinguir.
• Las conversaciones son difíciles de entender, especialmente cuando hay ruido de fondo.
• La voz de un hombre es más fácil de oír que la inflexión alta de la voz de una mujer.
• Ciertos sonidos parecen molestos o excesivamente fuertes.
• También podría ocurrir "tinnitus" (zumbido, ronquido, o sonido de chicheo en uno o ambos oídos).


Gran parte de la pérdida de audición causada por la exposición al ruido puede prevenirse. Es importante tener conciencia sobre posibles fuentes de ruido dañino, como armas de fuego, motos de nieve, cortadoras de césped, barredores de hojas, maquinaria para trabajos con madera y los artefactos de cocina ruidosos. Tapones u orejeras especiales con líquido protegen y deben ser usadas para evitar dañar la audición. La exposición a diario a los ruidos fuertes, tanto en la casa como en el lugar de trabajo, puede presentar un riesgo para la audición de las personas. Evitar ruidos fuertes y reducir la cantidad de tiempo de exposición a los ruidos podría ser útil.

 

 

Image

 

 

Eco de:
Nacional Instiute on deafness and other communication disorders

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS