Los lamentos de los Colosos de Memmon

Post  346 – 6 de Febrero de 2012 - Categoría: Curiosidades.

Situados en las proximidades de Medinet Habu, los colosos de Memnón son los únicos restos visibles del templo funerario de Amenhotep III que se encontraba en la zona. Las estatuas, de unos 18 metros de altura, presidían la entrada monumental del templo y son representaciones del rey Amenhotep III.

Los colosos son famosos desde la antiguedad por que el del lado derecho, llamado coloso parlante, tenía la particularidad de emitir un sonido al salir el sol. Los griegos, y más concretamente el geógrafo Estrabón, detectaron este fenómeno y dieron lugar a la leyenda. Se decía que este coloso era la imagen del mítico guerrero Memnón, rey de los etíopes y hijo de la Aurora, muerto en un enfrentamiento con Aquiles, y cada mañana saludaba con un gemido la aparición de su madre por el horizonte.

colosos01

El fenómeno real es que tras el terremoto del año 27 d.C. se desmoronó la parte superior de la estatua, provocando una grieta hasta la cintura, y el calentamiento de la piedra con los primeros rayos de sol hacía que esta emitiese ese sonido característico.

El lugar se convirtió en motivo de peregrinación de ilustres viajeros que llegaban hasta las estatuas para observar el fenómeno, dejando, muchos de ellos, grabadas sus impresiones sobre el zócalo, como el emperador Adriano y su esposa Sabina o la de Nerón, la inscripción más antigua. El coloso "cantó" hasta la restauración ordenada por el emperador romano Septimio Severo a principios del siglo III.

coloso02

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS