¿Por qué hace un ruido tan fuerte el látigo?

Post 137 -25 de Mayo de 2008 - Categoría: Curiosidades.

 

Cuando se sacude el látigo con fuerza éste restalla, chasquea, cruje, hace un ruido seco muy fuerte. Pero ¿por qué hace tanto ruido? ¿Golpea contra sí mismo? ¿Contra el aire?


Este chasquido es un estallido sonoro en miniatura producido por el extremo del látigo que, al ser lanzado con fuerza, se desplaza más rápido que la velocidad del sonido.


Al restallar el látigo, se aplica al extremo del mango una gran energía que no tiene otro sitio adónde ir que a lo largo del propio látigo como una onda en movimiento. Esta energía cinética (de movimiento) depende de la masa del cuerpo y en mayor proporción de la velocidad del movimiento. Así que, conforme se va desplazando, encuentra cada vez menos masa porque el grosor del látigo disminuye y, como la energía se ha de mantener, aumenta la velocidad.


El aire está formado principalmente por moléculas de nitrógeno y oxígeno. Estas moléculas están vibrando en constante movimiento a una elevada velocidad (a unos 480 m/s a temperatura ambiente). Si algún cuerpo se desplaza a través del aire a una velocidad menor, les da tiempo más que suficiente para, digamos, apartarse. Pero si la velocidad del látigo es comparable a la de las moléculas de aire, no les da tiempo a desplazarse, se amontonan en el extremo y son empujadas hacia delante. Tenemos el aire comprimido y acumulado en la punta del látigo y nos crea una onda de choque, que se nos convertirá en un fuerte sonido. Porque recordemos que el sonido no es más que aire en vibración.


No toda la energía que llega a la punta de látigo se transforma en sonido. Una parte se consume en las hebras finales que acaban por deshilacharse y partirse, y otra regresa reflejada hacia atrás a través del látigo.

 

 

Image 

 

Eco de:
Saber curioso

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS