Ecolocalización

Post 58 - 23 de Septiembre de 2007 - Categoría: Curiosidades.

 

La ecolocalización humana es un método de percepción sensorial, que tiene cierta gente, para interpretar las ondas sonoras reflejadas por objetos cercanos. La ecolocalización supone emitir sonidos cortos o impulsivos y escuchar como ha cambiado su onda reflejada. Estas modificaciones nos dan información muy valiosa del entorno donde estamos. Influencia acústica.


Una persona entrenada puede identificar la posición y a veces el tamaño de los objetos cercanos que le rodean. Usan esta información para hacerse una imagen espacial mental de su entorno. Sin embargo, como los humanos sólo podemos generar sonidos de frecuencias bajas o medias sólo podemos imaginar objetos de gran tamaño. En cambio el murciélago puede emitir ondas de alta frecuencia y consigue “visualizar” a los mosquitos. De hecho la ecolocalización humana se empezó a estudiar en los años 1950 y era descrita como la visión facial.


Esta capacidad es usada por algunos ciegos para orientarse dentro de su ambiente. Ellos activamente crean sonidos, dando un toque con sus bastones o emitiendo chasquidos con sus bocas y así pueden andar con toda normalidad o incluso ir en bici.

 

Image

Foto de R3NDR 


La visión y el oído se parecen en que ambos captan las ondas reflejadas de energía. La visión procesa las ondas reflejadas luminosas en las superficies  y el sistema auditivo procesa las ondas sonoras reflejadas en las superficies, llamados ecos. Ambos sistemas extraen mucha información del ambiente interpretando la energía reflejada.


Los ecos y los sonidos pueden transportar la información espacial compleja y detallada. Nos pueden indicar qué tipo de objetos tenemos alrededor nuestro, su dimensión, su forma y su densidad.


Con entrenamiento, puede llegar a diferenciarse entre una pared de piedra, cerámica, de vidrio o la entrada de un garaje con una puerta metálica. El reflejo sonoro de una señal conocida, una palmada, nos llega de diferente manera. Las superficies absorben diferentes frecuencias en función del tipo de material con que esté construida. Con práctica,  la memoria retiene estos patrones de absorción sonora e identifica las superficies y sus volúmenes.


 

Para más info:
Equipo ciclista formado por invidentes

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS