Paseo por Les Gorges de la Fou

Post 127 - 30 de Abril de 2008 - Categoría: Paisaje sonoro.

 

El sonido del agua es uno de los sonidos que más gustan al ser humano. Sea un sonido tranquilo como el fluir de un río, sea un chapoteo de una fuente o el rugido de una cascada. Hoy os presentamos un itinerario acústico basado en la energía y la fuerza del agua.

 

A la salida del pueblo francés de Arles-sur-Tech, en dirección a Prats-de-Mollo, encontramos las gargantas más estrechas del mundo o por lo menos, así es como lo venden los franceses. Son acantilados gigantescos realizados por el constante y milenario paso del agua y que se pueden visitar mediante unas pasarelas metálicas.


Impresiona su recorrido por la belleza de las rocas y por la vegetación que se agarra a ellas. Pero también se convierte en un recorrido acústico. Durante los 250 metros de subida sólo se escucha la fuerza y la energía del agua. Se trata de un paseo suave, donde el protagonista es dicho sonido.


Estas gargantas esculpidas en la piedra son un espacio asimétrico y muy reverberante. El nivel de sonido es alto y se hace muy presente en todo el espacio pero de un modo variable. Depende de si estamos caminando por un paso muy estrecho, donde notamos que el sonido es direccional y sube muy enfurecido, o si andamos por un paso más amplio donde el sonido se convierte en más reverberante y que llena más el espacio. El rugido del agua es constante y poderoso, sobretodo en primavera, cuando tiene su máximo caudal.


En este itinerario sonoro podemos escuchar múltiples sonidos de agua, en función de cómo corre entre las rocas, salta o se proyecta contra las angostas paredes. El sonido principal es el del impacto del agua en las rocas. Escuchamos el sonido de su erosión. Escuchamos el corte continuo de la roca, el desgaste de la montaña. Toda una sinfonía de gran belleza auditiva.

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Post relacionado:
La casa de la cascada

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS