Quinto aniversario de la crisis española

Post  349 – 4 de Marzo de 2012 - Categoría: Acústica arquitectónica.

Este Marzo se “celebra” el quinto aniversario del inicio de la crisis en España. Nadie lo va a decir, pero me parece importante recordarlo.

Han pasado cinco años desde que todos los bancos y cajas decidieran no dar más crédito, marzo del 2007. Después de más de 10 años de autentica locura, se desvaneció el Spanish Dream, de un día para otro. Sencillamente porqué el Banco de España les dijo que la fiesta tenía que terminar y de manera silenciosa empezaron a denegar créditos e hipotecas a promotores y constructores.

El sector de la construcción lo tuvo claro desde el principio, había llegado una larga y severa crisis, y de hecho sus efectos empezaron a notarse en el verano del 2007. Los medios de comunicación hablaban de la bonanza económica, y nos hacían creer que quizás no sería para tanto, pero como en tantas otras ocasiones, se equivocaban.

Recuerdo a mediados de 2008 que la mayoría de especialistas en economía se preguntaban si nos venía una crisis en V, en U o en L. Era la manera que visualizaban la crisis, de rápida o lenta remontada. Curiosamente en el sector de la construcción todo el mundo tenía claro que sería en L. Durante años se había cambiado el modelo empresarial y los diferentes gobiernos no supieron como afrontarlo.

En el segundo mandato de Aznar, se tenían las cifras de que muchas empresas se iban a países con sueldos más bajos y solo se les ocurrió potenciar el sector de la construcción, con el beneplácito de los bancos. Y luego Zapatero estuvo ocho años sin hacer nada. ¿Por que cambiar algo si todo va bien? Pero la construcción solo era el maquillaje para un país que se quedaba sin industria, que hacia que los jóvenes dejaran los estudios para trabajar y que la riqueza no se repartía, solo se acumulaba en ciertas élites bancarias y especuladores.

Todo lo que se estaba construyendo era con dinero prestado por bancos alemanes, franceses e italianos y se tienen que devolver. De hecho es el mayor problema que tienen los bancos actualmente, la deuda generada por la borrachera del ladrillo.

Aquí no teníamos la riqueza para construir todo lo que se llegó a construir o en otros casos a pagar, que se pagó incluso 200% más caro. Esto lo sabían los banqueros. Todo estaba sobrevalorado, pero debía ser de esta manera para que el sistema funcionara. Debía haber crecimiento y solo la construcción podía ofrecerlo. Los otros sectores o vivían dando servicio a la construcción o se estancaban o disminuían.

crisis

¿Alguien recuerda como el Banco de Santander vendió TODO su patrimonio justo en el momento que los valores de mercado estaban más altos? Posiblemente el pelotazo inmobiliario mejor preparado de la historia. Ya que con todo vendido, se decidió que ya era hora de hacer parar la fiesta.

El mundo veía perplejo como construíamos de todo y espectacular. Para centrarnos en los temas del blog, se construyeron auditorios, palacios de congresos y teatros, como en ninguna parte del mundo se realizaban. Incluso superábamos a China. Y ahora estas grandes infraestructuras culturales son espacios vacíos, de mantenimiento muy caro, sin un futuro claro, pero que han ganado premiso y aparecido en los grandes foros de arquitectura.

Decir que esta todo construido se me antoja excesivo, pero si miramos con detenimiento, la mayoría de ciudades grandes tienen una excelente red de teatros y auditorios. Y ni los políticos ni el capital privado está por la labro de proyectos culturales.

Han pasado cinco años y pese a que los estudios serios en construcción llevan mucho tiempo vaticinando que la recuperación será en el 2013, yo ya empiezo a ponerlo en duda. La famosa crisis en L acabará por convertirse en un subrayado sin ninguna palabra escrita. Y lo digo porque las crisis, en teoría, sirven para cambiar, y en estos cinco años no ha cambiado absolutamente nada. Todavía estamos trabajando, proyectando y pensando como en el 2007.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS