Efectos sonoros en los templos de Japón

Post 215 - 4 de Septiembre de 2009 - Categoría: Acústica arquitectónica.

 

Cuando una persona aplaude dentro de los pasillos del Templo Shokokuji, el Templo Tenryuji o el Templo Myoshinji, en Kyoto, el sonido reverberante que se crea se convierte en un eco largo y que va cambiando su sonido. El sonido que produce parece un "boingngngngngng", un sonido de tipo metálico y más rápido que una ametralladora debido a las muchas reflexiones separadas por muy poco tiempo. A este sonido se le llama tradicionalmente "el dragón rugiente". Nadie ha escuchado nunca a un dragón, pero para los japoneses este es el sonido que se imaginan que haría un dragón rugiendo.

 

Image

 

 

Este sonido es causado por las superficies de los pasillos, que son lisos y no absorben el sonido. Queda atrapado entre las superficies causando reflexiones acústicas y la superposición sutil de ecos (“eco flutter” o también llamado eco flotante) hasta extinguirse al cabo de unos segundos.

 

Este fenómeno lo podemos experimentar en nuestras viviendas sin tener que ir a estos templos. Ya que en nuestras viviendas tenemos muchas superficies planas y lisas que están paralelas a otras, haciendo de trampa para ciertas ondas sonoras y matizándolas con ese característico sonido metálico del eco flotante.

 

Image

 

 

Pero los antiguos monjes de estos templos, buenos observadores o mejor aún, buenos escuchadores, se dieron cuenta de este particular sonido y lo nombraron: El rugido del Dragón. Además debajo de los techos de los pasillos hay dibujados dragones para que el efecto sea mayor ya que, al visualizar el dragón encima de nuestras cabezas, unido al sonido que se produce da un poco de miedo.

 

Image

 

 

Enlaces:

Shokoku-ji Temple
Tenryuji Temple
Myoshinji Temple
Info en inglés

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS