Instrumentos Baschet

Post 159 - 17 de Septiembre de 2008 - Categoría: Acústica musical.

 

Hoy presentamos la primera parte, de un artículo escrito por Jordi Casadevall, sobre los instrumentos creados por los hermanos Baschet. Unos instrumentos inusualmente bellos, llamados esculturas sonoras, y que consiguen un sonido excepcional. Jordi es interprete de varios de estos instrumentos y hoy nos explica los inicios de estos singulares Luthiers.

 

 

HISTORIA Y TEORIA


Corría el año 1950 y toda la investigación acústica se centraba en ese momento en el campo de la electrónica y la electroacústica, pero algunos francotiradores quisieron seguir investigando la acústica musical de los instrumentos tradicionales convencidos de que aún no se había dicho todo al respecto. Entre estos se contaban los hermanos Baschet, Bernard (1924) y François (1927), quienes aunaron sus respectivas aficiones por la ciencia y el arte para desarrollar un arte desconocido hasta ese momento, las Esculturas Sonoras, de las cuales han sido pioneros a nivel mundial y que luego han tenido tantos seguidores entre los compositores e intérpretes de música experimental y vanguardista.

 

Pero, ¿a qué nos referimos exactamente cuándo hablamos de “esculturas sonoras” y en qué principios se basan? Las esculturas sonoras se podrían definir muy prosaicamente como objetos diseñados para complacer al mismo tiempo a la vista y al oído. A nivel visual se trata de conseguir un objeto diseñado desde un punto de vista artístico con capacidad para apelar a nuestros corazones y cerebros por igual. Pero a nosotros nos interesa más analizarlas a nivel auditivo. Para ello tenemos que reseguir la investigación de François Baschet que dio lugar al descubrimiento que permitió su construcción.

 

Image

 


En un principio, lo único que buscaba François Baschet era un modo de poder transportar su guitarra de la manera más cómoda posible y llevársela en sus viajes por el mundo. Después de mucho pensar y de muchos ensayos dio con la primera guitarra desmontable de la Historia: se componía de una primitiva almohada de plástico hinchable utilizada para ir de camping a modo de caja de resonancia y un mástil de guitarra unido al conjunto por una serie de piezas hechas por el propio François. Fácil de transportar gracias a su leve peso y escaso volumen. A partir de ahí empezó a preguntarse por qué la almohada amplificaba el sonido de la guitarra tan bien y esta pregunta inició 50 años de investigaciones que han permitido crear la tecnología de los  “instrumentos acústicos de alta impedancia”.


La impedancia acústica (Z) de un medio material se define como el cociente entre la presión acústica (p) y la velocidad de las partículas (v) de un medio material. Explicado de manera más sencilla, diríamos que la impedancia acústica es un valor que nos representa la resistencia que un medio opone a que sus partículas se vean afectadas por el paso de una onda. Con lo que intuimos que un instrumento de alta impedancia, será un instrumento que tenga una presión acústica alta, o sea, un volumen alto.

 

Image

 

Image

 


Tras analizar una infinidad de instrumentos acústicos tradicionales con el objetivo de mejorar sus prestaciones, tarea altamente frustrante ya que se dio cuenta que poco más se podían mejorar, François Baschet abordó el problema desde un ángulo totalmente inédito hasta la fecha: ¿qué elementos se necesitan para construir un instrumento musical? Con esta investigación a nivel abstracto de la “causa” de los instrumentos musicales, finalmente dio con una información valiosísima: ¡La definición de instrumento musical! Hasta ese momento los teóricos musicales se habían preocupado de clasificar los instrumentos musicales en familias, pero no de clasificar los principios físicos que permiten a las diferentes familias de instrumentos generar el sonido. Estos principios, forzosamente tenían que ser los mismos para todas las familias. Así fue como pudo elaborar una tabla que, de la misma forma que la tabla periódica de los elementos de Mendeleiev permitía describir y analizar toda la materia, esta tabla permitía describir todos los instrumentos musicales hechos por el hombre y todos los que aún están por construir, incluidos los electrónicos.

 

La definición que formuló es la siguiente:

“Un instrumento musical es la agrupación de al menos tres de los cuatro elementos siguientes:

1- Un elemento de vibración periódica: una cuerda, una membrana...
2- Una forma de energía que active dicha vibración: viento, baqueta, arco...)
3- Un sistema para regular la velocidad de la vibración (una manera de implementar una escala musical): agujeros, teclas...
4- Un amplificador de la vibración: caja de resonancia, tubo...”


A partir de la combinación de estos elementos abstractos cualquiera está capacitado para crear su propio instrumento musical y el único límite es la propia imaginación del luthier, que en el caso de los hermanos Baschet ha sido mucha.

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image  Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

Image

 

 

Web oficial

luthier de instrumentos,

 

Post relacionado:
Física y música

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS