¿Podrían hacer menos ruido las ambulancias?

Post 39 - 19 de Junio de 2007 - Categoría: Acústica ambiental y ruido

 

El ruido de las sirenas que escuchamos al paso de una ambulancia depende del volumen y del tono en que se emite. Este tono es una modulación de tonos puros que involucran infinitas frecuencias. Está pensado para que sea muy desagradable al oído humano y nos sirva de señal para ceder el paso a una urgencia. Presentamos unas reflexiones para poder bajar el siempre muy molesto ruido de las sirenas de las ambulancias.

 

Por lo que respecta al volumen, se hizo una prueba piloto en la ciudad de Barcelona bajando el volumen de la sirena de 102 dB a 92 dB. Parecía una buena medida pero  empezaron a haber accidentes entre los coches y las ambulancias; los conductores que acostumbran a escuchar la radio o música en sus habitáculos con las ventanas cerradas, quedan aislados de los sonidos exteriores. Aceptamos que las sirenas tienen que emitir un nivel mínimo para que se escuche dentro de los coches, pero podríamos estudiar a qué potencia hay que emitir y ver si se puede bajar a los 98 o 95 dB. Quizás descubramos que el volumen no puede tocarse durante el día, pero por la noche si que podría bajarse y tener unos decibelios más soportables.

 

Image 

 

En cuanto al tono, en la ciudad de París han encontrado una buena solución haciendo que el sonido pase de ser agudo y molesto a ser de baja frecuencia, ya que es menos hiriente. Consiguen así que la sensación de que la cabeza te va a estallar desaparezca. Sin duda es una mejora.

 

Otra solución sería utilizar un sistema de bocina que emitiera el sonido hacia delante, bocina unidireccional, y no hacia todas las direcciones como las actuales. No bajamos el volumen que recibimos, pero el área de influencia y el tiempo de exposición disminuye considerablemente.

 

Image

Bocina unidireccional 

 

Existen en ciertas ciudades, prohibiciones expresas con señales en las calles, de la utilización de las sirenas por parte de las ambulancias. Pero no se cumplen y los vecinos soportan la contaminación estoicamente. Nadie se atreve a multar a una ambulancia cuando conduce con una sirena atravesando la ciudad por una urgencia. Pero quizás tendría que regularse mejor la utilización de su señal.

 

Los entornos de los hospitales es donde más se sufre esta contaminación acústica. Y los propios trabajadores de emergencias, necesitan protectores auditivos porque hay días que durante todo su turno no dejan de escucha las sirenas de las ambulancias.

 

En los países nórdicos, los coches llevan de serie un detector que les avisa unos 200 metros antes del paso de una ambulancia. En esos países, los mapas de ruido tienen una reducción de entre el 20% y el 50% respecto al nuestro Aquí de momento no pedimos tanto, tan solo que alguien se preocupe por el tema y proponga soluciones a las administraciones.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

RSS